Slinky and Grisson

La noche que nos robaron tuvimos que dormir en el comedor  porque al día siguiente venían los CSI a investigar nuestro caso. Yo no pegué ojo y eso que dormí con un montón de armas rudimentarias.

Empezó a entrar luz en el salón y me pilló despierto. Entre la cama y todo el rollo del robo no pude dormir nada en toda la noche, así que amanecí con un cuerpo jotero bastante importante. Dormí al lado de un palo grande, una raqueta y un desodorante con mechero que podría usar como lanzallamas (tantos años viendo Mc Giver me han causado un daño irreparable). Al final no pasó nada y no tuve que pasar a la acción con arsenal casero.

Los CSI llegaron muy pronto a casa, y llegaron arrasando. Yo les abrí en calcetines y ellos me miraron como diciendo “vamos hombre ponte pantunflas y a funcionar”. Ellos venían como los de la serie CSI, una mujer muy bien plantada y un hombre gordito a la par que afable entraron muy firmemente con sus maletines.

Nada más llegar a la habitación abrieron el maletín y se pusieron los guantes y sacaron la linterna de buscar huellas. Desde el primer momento me dí cuenta de que la que cortaba el bacalao era la mujer y que el hombre estaba un poco más a pelar la pava.

La mujer salió a la calle, empezó a llenar a empolvar, muy concisa, todas las partes de la ventana, la parte superior, los cerrojos y el soporte. Mientras tanto el amigo afable estaba mareando la perdiz que si con el adaptador de la luz y un poco la mesa. El colmo ya fue cuando se puso a buscar huellas ,con un ansía impropia, ¡¡en nuestras uvas de la suerte de Mickey que nos habían mandado desde España¡¡. Ya le tuve que decir “Mira Grisson, agradezco tu esfuerzo, pero no gastes polvo negro en las uvas de Mickey, porque lo más que vas a encontrar son huellas de mi suegra¡¡

Al final sólo encontraron unas pequeñas huellas en la ventana, pero eran de guantes y no valían para nada.  Y tampoco encontraron nada en la navaja multiusos, cuchara incluida. Al final, nada reseñable y el único que sabe realmente lo que pasó es nuestro perro Slinky, que estaba en la ventana cuando pasó todo.

Después de la investigación, Amanda y yo hicimos balance y pensamos que nos vendrían bien unos días en España para olvidarnos un poco de todo y volver con las pilas cargadas. Encontramos un vuelo muy barato para Nochevieja y vuelta el día 10 de enero.

Nuestros amigos que se enteraron que nos íbamos, vinieron a nuestra casa a animarnos y nos dieron una gran sorpresa, preparándonos una merendola con todo tipo de guarrerias y chocolates. Una tarde de risas, cervezas y videos de Youtube. Una tarde que no olvidaré nunca


Por eso la foto del día va dedicado a Jacobo, Mireia, Sandra, Ana y demás gente que fueron nuestra familia escocesa en esos momentos tan chungos. Gracias chavales

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Slinky and Grisson

  1. anónimo dijo:

    creo que pongo voz a mucha gente, pidiendo una foto tuya armado hasta los dientes con las armas rudimentarias…..(espero que el desodorante no intentaras hacerlo funcionar con la boca…)

  2. Mireia dijo:

    yeah!!!! pero q grande eres…. te voy a pasar unas fotillos q no tienes ahora!!!

  3. Blanca dijo:

    por suerte la cosa no pasó a mayores y mira, cosas positivas de la experiencia: encontrar gente así de genial 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s